Ribera del Duero

El Carácter de los Vinos de Ribera del Duero se forja debido en parte a el clima y la geología. Los viñedos se localizan en la alta meseta castellana septentrional, con un clima caracterizado por una pluviometría moderada-baja (400-600 mm como promedio de lluvia al año) que, unida a sus veranos secos e inviernos largos y rigurosos y con acusadas oscilaciones térmicas a lo largo de las estaciones, está marcado por su continentalidad. El zócalo arrasado está cubierto de sedimentos terciarios. En los suelos encontraremos sobre todo arenas limosas o arcillosas, y destaca la alternancia de capas, tanto de calizas como de margas e, incluso, de concreciones calcáreas.

Cada vino es único, pero aquí reunimos unas características generales organolépticas que pueden ayudar a identificar el carácter de los vinos de esta denominación de origen.

Ribera del Duero