D.O.Q. Priorat

Aquí, en la DOCa Priorat, el clima y el suelo se han aliado para definir un paisaje que puede no ser atractivo para algunas personas, pero que puede ser capaz de seducir a muchas otras. La indiferencia nunca será la característica que lo defina.

Como cualquier otro paisaje, la mano del hombre está presente y le aporta un toque personal. Es el signo evidente del esfuerzo del trabajo en un terreno adusto y difícil, que no puede hacer más que transformarse en un paisaje especial. Al fin y al cabo, la característica principal que define al paisaje de la DOCa Priorat es la uniformidad: cualquiera de las fincas, cerros, vertientes, riachuelos, huertecitos, caminos… incluso las barraquitas labriegas o las masías tienen un toque característico y auténtico que los identifica con lo que es la esencia del Priorat. Uno sabe que se encuentra en un espacio concreto y definido, un territorio con solera, tradición y espectacularidad paisajística.

Es el territorio de la «llicorella», que pas súbitamente de los montes con suaves líneas de cresta a unas vertientes con pendientes impracticables, donde el observador se pregunta cómo en algun momento alguien ha osado plantar vid…

D.O.Q. Priorat